Polillas en el baño: causas y soluciones

Introducción

Si hay algo que todos hemos experimentado en algún momento es encontrarnos con una polilla en el baño. Hoy en día, el hecho de que estos insectos se encuentren en nuestras casas no es extraño, pero por mucho que se haya normalizado, puede ser una señal de que existen problemas con la higiene o incluso con el diseño de la vivienda. En este artículo vamos a hablar de las causas y soluciones que existen para acabar con estos molestos insectos en el baño.

Causas

Las polillas son insectos que suelen aparecer en lugares concretos de la casa: en las despensas, armarios o, en este caso, en el baño. Hay varias causas por las que pueden aparecer.

Falta de higiene

En el baño, las polillas pueden aparecer por la falta de higiene en el mismo. Los residuos orgánicos, la acumulación de suciedad y la humedad son factores que estas plagas buscan para anidar. Por lo tanto, la falta de limpieza puede facilitar su aparición en esta estancia.

Materiales de construcción

Algunos materiales de construcción o acabados pueden ser los principales responsables de la aparición de polillas. Por ejemplo, los falsos techos suelen acumular polvo y pelusas en su interior, lo que puede ser un lugar perfecto para que las polillas aniden. Lo mismo sucede con los rodapiés y junta de dilatación, además de las esquinas y otros lugares poco accesibles de la estructura del baño.

Humedad

La humedad es un factor importante para la aparición de polillas y en los baños suele ser todavía más común. Los baños suelen tener una mayor humedad en el ambiente y ésta puede dar lugar a la proliferación de hongos y moho. Estas plantas, junto con los ácaros y la suciedad, son el alimento perfecto para que las polillas sigan reproduciéndose.

Alimentos almacenados

Otra causa de la aparición de polillas en el baño es que se almacenen alimentos en esta estancia. Si dejamos comida o productos alimenticios sin cerrar o en mal estado, o incluso abiertos, las polillas pueden detectar su presencia y utilizaremos el baño como una zona para su nidificación.

Soluciones

A continuación, vamos a hablar de algunas soluciones que pueden ayudarnos a acabar con la aparición de polillas en el baño.

Limpiar bien la estancia

La primera medida, y posiblemente la más importante, es mantener una correcta higiene en el baño. Se deben limpiar a fondo todos los elementos del cuarto de baño, incluso aquellos rincones en los que no solemos fijarnos, ya que pueden ser el lugar ideal en el que estas polillas se esconden.

Asegurarnos de que no existe humedad ambiente en la estancia

Antes de aplicar cualquier tipo de solución es importante asegurarnos de que el baño está bien ventilado y que no hay humedad ambiente, ya que esto atrae a las polillas. Para ello, deberemos tener un sistema de ventilación adecuado que permita la entrada de aire fresco y la salida del aire húmedo.

Eliminar alimentos y productos que puedan atraer polillas

Una medida preventiva importante es guardar los alimentos en recipientes bien cerrados y evitar almacenarlos en el baño. Las polillas pueden detectar la presencia de alimentos por los olores, por lo que es importante mantener la estancia libre de ellos.

Cambiar los materiales de construcción y acabados

En algunos casos, los materiales de construcción pueden ser responsables de la aparición de estos insectos. En este caso, se deberá cambiar los mismos para evitar que las polillas generen su nido y se reproduzcan.

Utilizar repelentes naturales

Los repelentes naturales son una solución interesante para acabar con las polillas en el baño. Podemos utilizar plantas con una alta capacidad repelente, como la lavanda, la menta o el eucalipto. Para ello, podemos colocar pequeñas ramitas de estas plantas en lugares estratégicos del baño.

Conclusión

En definitiva, para acabar con las polillas en el baño es importante actuar en varias vertientes: limpieza, ventilación, control de la humedad, eliminación de alimentos almacenados en el baño y cambios en los materiales de construcción, así como introducir elementos repelentes naturales que ayuden a evitar las plagas de insectos. Si conseguimos seguir estas medidas, estaremos evitando que estos molestos insectos se conviertan en un problema en nuestra vivienda.