plagasdeinsectos.com.

plagasdeinsectos.com.

La araña reclusa parda

La araña reclusa parda es una de las especies más temidas por los humanos debido a su veneno altamente tóxico. Aunque no es común en todas partes, ha sido identificada en la mayoría de los Estados Unidos. En este artículo, exploraremos la biología de la araña reclusa parda, su hábitat, su dieta, su comportamiento y su veneno. Además, hablaremos sobre cómo prevenir las picaduras y qué hacer si eres mordido por una araña reclusa parda.

Biología

La araña reclusa parda (Loxosceles reclusa) es una especie de araña venenosa perteneciente a la familia Sicariidae. Estas arañas son también conocidas como arañas de violín debido a su patrón de coloración distintivo en forma de violín en la parte superior del cuerpo. La araña reclusa parda mide alrededor de una pulgada de largo y tiene patas largas y finas. Sus patas son de color marrón oscuro y su cuerpo es de color marrón claro a amarillo. Las hembras son generalmente más grandes que los machos.

Hábitat

La araña reclusa parda es nativa de los Estados Unidos, especialmente del sur y el medio oeste. Se encuentra comúnmente en áreas poco transitadas, como sótanos, cobertizos, sótanos, armarios y garajes. Estas arañas prefieren vivir en áreas oscuras y tranquilas, como pilas de madera, hojas y escombros. La mayoría de las picaduras ocurren cuando una persona accidentalmente interrumpe su hábitat, como al poner una mano en una pila de ropa o en una caja de almacenamiento.

Dieta

La araña reclusa parda se alimenta de otros insectos y arañas más pequeñas. Usan su seda para capturar y envolver a sus presas antes de morderlas y chuparlas. La mayoría de las veces, estas arañas cazan por la noche y se esconden durante el día.

Comportamiento

La araña reclusa parda es una araña solitaria y no se agrupa en colonias. Son tímidas y evitarán a los humanos tanto como sea posible. Sin embargo, cuando son amenazadas o se sienten atrapadas, pueden morder para defenderse. Su mordedura es muy dolorosa y puede ser peligrosa para los seres humanos.

Veneno

El veneno de la araña reclusa parda causa una reacción tóxica en el cuerpo humano y puede ser fatal si no se trata. Los síntomas de la picadura pueden incluir dolor localizado, hinchazón y ampollas. En casos graves, la picadura puede afectar el sistema nervioso central y causar náuseas, mareos, fiebre y escalofríos. Las personas con sistemas inmunológicos débiles, como los ancianos y los niños, son más susceptibles a una reacción grave.

Prevención

Para evitar picaduras de araña reclusa parda, es importante mantener una casa limpia y libre de escombros. Las arañas se sienten atraídas por las áreas oscuras y poco transitadas. Limpia regularmente las áreas de almacenamiento y elimina las pilas de madera y escombros. También se recomienda usar guantes al manejar objetos en áreas de almacenamiento.

Qué hacer si eres mordido

Si eres mordido por una araña reclusa parda, busca atención médica inmediatamente. Aplica hielo en la picadura y evita mover el área afectada. Es importante mantener la calma y evitar hacer actividades físicas que aumenten la circulación de la sangre. Si es posible, lleva a la araña muerta o atrapada contigo para ayudar a identificar la especie.

En conclusión, la araña reclusa parda es una especie temida por muchos debido a su veneno altamente tóxico. Es importante saber cómo prevenir las picaduras y qué hacer si eres mordido. Al mantener una casa limpia y libre de escombros, puedes reducir el riesgo de exposición a esta araña peligrosa.