plagasdeinsectos.com.

plagasdeinsectos.com.

Las avispas y sus efectos sobre la agricultura y el ambiente

Las avispas y sus efectos sobre la agricultura y el ambiente

Las avispas son uno de los insectos más conocidos en todo el mundo. Esta especie de Himenópteros está presente en prácticamente todos los continentes del planeta, ocupando una gran variedad de nichos ecológicos que les permite colonizar desde las zonas más áridas hasta las más húmedas. Las avispas se caracterizan por su pequeño tamaño, entre 1 y 2 centímetros, y por sus aguijones, que utilizan tanto para la defensa como para la captura de presas.

En general, estas avispas son consideradas como beneficiosas para el ecosistema debido a su alimentación. Muchas de ellas son polinizadoras, lo que las convierte en responsables de la reproducción de una gran cantidad de plantas. Además, muchas especies se alimentan de otros insectos, como la mosca blanca y la oruga, lo que las convierte en un importante aliado para la agricultura y la jardinería. Sin embargo, estos insectos también pueden llegar a ser perjudiciales en ciertos casos. En este artículo analizaremos los efectos de las avispas sobre la agricultura y el ambiente.

Efectos beneficiosos: polinización e insecticida natural

Como mencionábamos anteriormente, muchas especies de avispas son polinizadoras, lo que las convierte en una pieza clave para la reproducción de muchas plantas. Por ejemplo, la avispa Orchilampus mixtus es responsable de la polinización de una gran cantidad de plantas en Nueva Zelanda. Esta avispa se alimenta del néctar de las flores y aprovecha esta circunstancia para recoger el polen de las mismas, lo que facilita su transporte y desemboca en la polinización. En otras zonas del mundo, son las avispas del género Vespula y polistes las encargadas de este trabajo.

Otro efecto beneficioso de las avispas se encuentra en su capacidad para controlar a ciertos insectos que resultan dañinos para los cultivos. Por ejemplo, muchas avispas parasitoides ponen sus huevos en otros insectos, lo que permite que las larvas de las avispas se alimenten de ellos. De esta forma, las avispas actúan como insecticida natural, ya que contribuyen a controlar la población de insectos dañinos para los cultivos. Un ejemplo de ello es la avispa parasitoide Apantelem arizonense, que se encuentra en América del Norte y se alimenta de la oruga de muchas especies de lepidópteros que pueden resultar perjudiciales para la agricultura.

Efectos perjudiciales: ataque a la fruta y picaduras

Pero no todas las especies de avispas son buenas para la agricultura. Muchas de ellas pueden llegar a ser dañinas para ciertos cultivos, ya que se alimentan de la fruta madura. Es el caso de las avispas del género Vespula, que pueden causar graves daños a las cosechas de uvas, manzanas y peras, entre otros. Estas avispas se sienten atraídas por el dulce aroma de la fruta madura y acaban dejando su marca en ella, lo que puede hacer que se pudra antes de lo esperado.

A su vez, otro efecto perjudicial de las avispas es su picadura. Aunque la mayoría de las picaduras no son peligrosas, en ciertos casos las avispas pueden causar reacciones alérgicas graves que requieren atención médica inmediata. La gravedad de la picadura dependerá del lugar en el que se produzca, la cantidad de veneno inyectado y la reacción del cuerpo. Es importante destacar que las avispas son más propensas a atacar si se sienten amenazadas, por lo que es fundamental no molestar a sus nidos ni acercarse demasiado a ellos.

Control de las avispas: prevención y erradicación

Para evitar los daños que las avispas pueden causar en la agricultura, la prevención es clave. Es importante mantener una buena higiene en la zona de cultivo, eliminar la fruta madura lo antes posible y asegurarse de que las botellas de bebidas y las latas de comida se mantengan cerradas. Además, es fundamental mantenerse alejado de los nidos de avispas y, si es necesario acercarse a ellos, hacerlo con la debida protección.

En caso de que las avispas se conviertan en una plaga, es posible recurrir a ciertos métodos para erradicarlas. El método más común para erradicar a una colonia de avispas es a través de la aplicación de insecticidas específicos. Es importante destacar que este método debe ser realizado por profesionales o personas capacitadas, ya que en caso contrario puede aumentar el peligro de las avispas.

Conclusiones

Las avispas son insectos muy interesantes que pueden tener tanto efectos beneficiosos como perjudiciales sobre la agricultura y el ambiente. Es importante recordar que se trata de animales que tienen un papel importante en el ecosistema, por lo que es fundamental actuar de forma responsable y evitar su daño innecesario. En caso de que se detecte una plaga, es fundamental actuar con rapidez y contactar a los profesionales adecuados para solucionarla. En resumen, las avispas son importantes, pero no debemos subestimar el daño que pueden causar en ciertas situaciones.

Referencias:
- El País. (2018). "Las avispas que engañan a las plantas para que hagan su trabajo". https://elpais.com/elpais/2018/11/21/ciencia/1542802052_240448.html
- Science Direct. (2010). "Parasitoids of the diamondback moth". https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/026121949090063C
- The Spruce. (2021). "How to Identify and Prevent Wasp Infestation". https://www.thespruce.com/identify-and-prevent-wasp-infestation-1822076